Triunfo y Liderato para el TRI

Para el Gigante todo volvió a la normalidad. México hizo respetar su casa, ganó en el estadio Azteca y hasta recuperó el liderato del Octagonal de Concacaf. La combinación fue perfecta.

Honduras llegó envalentonado, pero no fue rival. El Tricolor incluso pudo tener una mayor ventaja, hasta histórica, pero la contundencia falló una vez más. La afición mexicana se fue contenta a casa y sin ningún grito que lamentar. 3-0 final.

México, con todo y un mar de dudas, repitió como local y fue el obligado de inmediato en el Coloso de Santa Úrsula. Su amplio favoritismo, además de su jerarquía en historia y plantilla, puso claros los objetivos apenas en el arranque: ganar, convencer y evitar cualquier papelón que cosechara más críticas. En Honduras pasó todo lo contrario. Los catrachos llegaron sin ningún tipo de presión y con nada que perder, pero sí con una ilusión inmensa de un posible Aztecazo. Al menos esa fue su idea.

Gerardo Martino movió sus piezas. El Tata prefirió una defensa totalmente regia y cambió a Néstor Araujo por Héctor Moreno. El Chaka Rodríguez apareció en la banda izquierda mientras Jorge Sánchez fue enviado a la tribuna. En el mediocampo apareció el tercer cambio. La frescura de Sebastián Córdova pudo más que toda la veteranía de Andrés Guardado, esos fueron los tres movimientos.

La ofensiva de lujo volvió a aparecer con Chucky Lozano, Tecatito Corona y Raúl Jiménez al frente. Quizá por eso fueron los cuidados que presentó el rival. Los de blanco optaron por una línea de cinco para evitar cualquier peligro. Su estrategia fue evidente.

El duelo comenzó en la Ciudad de México, mientras en el Rommel Fernández se disputaba un duelo directo. Estados Unidos empataba 0-0 con Panamá. Eso motivó a los nuestros. Un nuevo triunfo y recuperaría el liderato.

El Tricolor fue amo y señor del primer tiempo. No pasaron ni un par de minutos, y los mexicanos ya coreaban el Ole. Los de Centroamérica no se achicaron e intentaron presionar, pero México recuperó terreno y avisó de su peligro. Lozano pudo abrir el marcador, pero su cabezazo pasó muy cerca. Raúl Jiménez le había puesto una asistencia perfecta, sólo que Chucky no direccionó bien.

La presión fue mucha y el primer estallido no tardó. Los europeos se juntaron. Herrera filtró a Corona. Tecatito no pudo definir ante la rápida salida del portero López. Lozano disparó, sin embargo, la zaga salvó en la línea. Raúl no alcanzó la redonda, pero su próximo acompañante en el Viejo Continente la guardó con rencor. El ’10’ americanista no falló.

El Azteca fue una fiesta. Ningún grito homofóbico apareció y en cambio fue sustituido por el Cielito Lindo y hasta la Ola.

La H no fue rival y se quedó muda. Memo Ochoa pudo sentarse y ser un espectador más.

México abrumo, llegó y llegó, pero se cansó de fallar. A Buba le salió barato el marcador mínimo.

Con la derrota estadounidense consumada, los nuestros ya tenían el liderato asegurado. El mejor hondureño, Alberth Elis ingresó para cambiar algo, pero no pudo ser. Maynor Figueroa realizó una entrada criminal y dejó a su equipo con 10.

Los tricolores fueron más, no dejaron de atacar, pero el balón no entró. Martino no arriesgó, no metió un segundo delantero. Funes Mori ingresó por Jiménez y le respondió al Tata. El Mellizo aumentó la ventaja e Hirving Lozano no pudo faltar. El Chucky cerró la cuenta en una fiesta totalmente mexicana.

Con Información de ESTO

Síguenos en Twitter @paracomentarse y @yadimota 

En Facebook e Instagram en ParaComentarse y Yadira Mota Lopez

Escríbenos [email protected]