Rusia Desmiente las Acusaciones por Dopaje

* Un portavoz de Vladimir Putin aseguró que no existen pruebas para los señalamientos
Rusia

Las acusaciones que sitúan a Rusia como cómplice y encubridor de casos de dopaje en atletismo parecen infundadas, dijo el martes un portavoz del presidente ruso, Vladimir Putin.

Dimitry Peskov dijo a la prensa que las acusaciones que se realicen deben basarse en pruebas.

«Mientras no haya pruebas es difícil considerar las acusaciones, que parecen bastante infundadas», dijo.

En los diarios rusos, muchos se dejaron llevar por el menosprecio del gobierno ruso a las acusaciones de la comisión de la Agencia Mundial Anti-Doping (WADA). El escándalo fue reducido a una pequeña nota en las páginas deportivas, con sólo dos periódicos financieros y los diarios deportivos dándole espacio en primera plana.

«¿Nos van a quitar Río?», se leía en un titular de primera plana del periódico Sport Express, que hacía referencia a las peticiones de suspensión del equipo de atletismo ruso a las olimpiadas del próximo año.

Durante años Rusia ha disfrutado de su resurgimiento como una potencia deportiva, el pináculo llegó cuando obtuvo el mayor número de medallas en las olimpiadas de Sochi el año pasado. Una vez más su prestigio está en riesgo al ser acusado el servicio interno de inteligencia, FSB, de vigilar el laboratorio olímpico de dopaje.

Peor aún, sucede cuando el país ya está bajo presión por la Copa Mundial 2018 a causa de los escándalos que persiguen a la FIFA.

La reacción del lunes en relación a las revelaciones de atletismo entre los funcionarios rusos fue incoherente, con sentimientos que iban desde la negación hasta sugerencias de una conspiración política del Occidente.

El ministro de Deportes Vitaly Mutko, cuyo ministerio está implicado en el reporte, incluso amenazó con retirar el apoyo financiero del gobierno para trabajo antidopaje en protesta a las acusaciones del reporte.

En la televisora estatal, Mutko argumentó que el reporte no presentaba «ninguna evidencia objetiva seria» de la participación del gobierno en el dopaje y que su atención a Rusia era injusta.

«El dopaje no es el problema de Rusia», dijo Mutko. «Rusia no debería ser señalado. Es un problema mundial».

El director de la agencia médica rusa, Vladimir Uiba, le dijo a la agencia de noticias Interfax que creía que el reporte tenía «motivaciones políticas» y estaba relacionado con sanciones internacionales contra Rusia.
Con Información de Agencias
Síguenos en Twitter @paracomentarse
En Facebook, Periscope, Vine e Instagram en Paracomentarse
Escríbenos [email protected]