Cómo Evitar el Dolor Muscular de Aparición Tardía o Doms

*Realizar una buena rutina de calentamiento, un adecuado enfriamiento y beber agua, entre las recomendaciones

775597_661918033830486_228503795_o

Tener el síndrome de “robocop” o estar envarado, son algunos de los términos que se utilizan coloquialmente para describir el Dolor Muscular de Aparición Tardía, conocido en inglés como Doms, que se relaciona con la poca adaptación que tiene una persona a una rutina de ejercicio o que aparece cuando se incrementa la intensidad y el volumen del ejercicio.

Héctor Martínez Meléndez, subdirector de Atención Integral al Deportista, de la CONADE, explicó que este dolor, “es en respuesta a la cantidad de fibras musculares que se contraen, la intensidad con que lo hacen y la liberación de algunas sustancias llamadas proinflamatorias, que generan en el músculo una inflamación, en algún momento controlada”.

El especialista descartó que, como mucha gente piensa, el dolor se deba a la acumulación de ácido láctico. “Es un gran mito, ya se ha comprobado que no es así, si bien existe un incremento de la acidosis en los músculos, a partir de que se genera el ácido láctico, este se recicla casi inmediatamente, lo que genera la inflamación es ese estado de acidez que tienen los músculos y la liberación de sustancias proinflamatorias y no el ácido láctico en sí”.

Por otra parte, destacó que, a veces es difícil percibir cuando deja de ser un Dolor de Aparición Tardía y cuando pasa a ser una lesión, que se puede complicar.

“Habitualmente las personas cuando empiezan a hacer ejercicio piensan que este dolor puede ser una lesión y al contrario, muchas personas que saben que aparece el dolor cuando hacen mayores cargas de intensidad, pueden creer que es dolor muscular de aparición tardía y realmente tener una lesión muscular, articular o músculo tendinosa”.

Por tal motivo, recomendó que, en el momento en que existan molestias importantes, se debe verificar con un médico, si realmente la molestia pertenece a la rutina de ejercicio o ha pasado a ser ya una lesión.

“El dolor muscular de aparición tardía que se asocia los entrenamientos generalmente se termina en tres días, el primer día después de hacer el ejercicio amanece adolorido, el segundo día regularmente es el más intenso, pero hacia el tercer día después de haber hecho ejercicio es cuando va bajando el dolor, si esto no sucede, entonces es muy probable que haya una lesión”.

Entre las principales recomendaciones para evitar estas molestias, el especialista recomendó, realizar una buena rutina de calentamiento y de estiramiento, que vaya en relación con los grupos musculares que van a utilizarse y a la cantidad de ejercicio que se va a hacer.

“Para prevenirlo también es muy importante el enfriamiento o vuelta a la calma, ese período después de haber entrenado, se debe dedicar al estiramiento y al enfriamiento, es fundamental para que los músculos traten de liberar la tensión o la presión, la carga que habías colocado en ellos”.

“Otra recomendación es una buena hidratación, que también ayuda a disminuir este tipo de dolor que envara y el paracetamol, que no va a interferir con la cicatrización, pero logra controlar el dolor, sin enmascarar una lesión deportiva”, destacó.

Por otro lado, consideró muy importante no automedicarse. “Mucha gente toma medicamentos antiinflamatorios o relajantes musculares y de alguna manera enmascara una lesión, por eso es muy importante tener en cuenta que no debemos automedicarnos, porque corremos el riesgo de que la lesión se siga agravando hasta que llegue el momento en que no podamos controlarla y termine en complicaciones, incluso quirúrgicas”, finalizó.

Boletín Oficial
Síguenos en Twitter @paracomentarse
En Facebook Paracomentarse
Escríbenos [email protected]