Recorre Veracruz la Motoconvención Internacional BMW

* A bordo de sus potentes máquinas, más de 600 pilotos recorrieron más de 350 kilómetros de litoral en las regiones Huasteca, Totonaca y Villa Rica
* Fueron despedidos por el gobernador Javier Duarte de Ochoa en la Heroica Escuela Naval Militar de Antón Lizardo

5138_2

Veracruz-Boca del Río-Antón Lizardo, Ver.,a 05 de octubre de 2013.- El Estado de Veracruz tiene una diversidad de paisajes y climas única en la República Mexicana, tanto, que para su promoción turística ha sido dividido en siete regiones que tienen características geográficas y socioculturales muy definidas. La XVII Motoconvención Internacional BMW, celebrada en tierras veracruzanas, visitó en su recorrido oficial tres de ellas, recorriendo más de 350 kilómetros de litoral en las regiones Huasteca, Totonaca y Villa Rica.

El día de ayer arribaron al segundo hotel sede mientras el atardecer enrojecía la playa veracruzana. Cada piloto fue libre de recorrer la noche jarocha a su gusto; ésta era una de las premisas de la reunión que año con año busca diferentes sedes en el territorio nacional, fortalecer el turismo en motocicleta y ofrecer a los pilotos, cada año, una alternativa diferente de consumo.

Cuando se inició la ruta, dos días atrás en Tuxpan, se realizó una ruta GS (todo terreno/asfalto) para fortalecer el gusto por este tipo de trayectos en los pilotos que tienen ya gran kilometraje en sus venas; el día de ayer fue consumido en carretera, a veces autopista, a veces libre, y las grandes planicies costeras de las regiones Totonaca y Villa Rica fueron el paisaje a disfrutar.

Existió la posibilidad de rodar sobre arena en las diversas dunas que presenta el bosque costero y también la oportunidad de visitar las zonas arqueológicas de Quiahuixtlán en Villa Rica y Cempoala en el municipio del mismo nombre. Cada quien formó su paquete de viaje, su equipo de trabajo y su itinerario según sus gustos personales. Con tanto camino recorrido, las motocicletas adquieren la personalidad de su piloto, es una relación simbiótica.

Este sábado, por la mañana, se concentraron en la antesala del hotel sede aquellos pilotos que sienten la adrenalina tan necesaria como la gasolina para sus motos. Erick, un experto instructor de motociclismo GS dictó una plática de instrucción profundizada. Hace días les había dado algunos tips para poder rodar sobre terracería pero, considerando el gran interés de los participantes en esta modalidad, se dedicó el tiempo necesario para realizar un breve curso de carácter instructivo.

Los pilotos paseaban ansiosos a las 11:00 horas como si sintieran que caminar con sus piernas ya no era suficiente, quizá la necesidad de las llantas les impacientaba a algunos y a otros, la ansiedad de visitar el último punto marcado en el programa de la motoconvención: La Heroica Escuela Naval ubicada en Antón Lizardo.

Así como la motocicleta les ha acompañado durante las diferentes etapas de la vida, o al menos así lo sienten los miembros del equipo que vino desde Honduras -quienes en su trayecto pasaron por La Antigua, Guatemala, San Cristóbal, Chiapas y Puebla-, hoy les debía acompañar a la última de las etapas del recorrido oficial, el tercer paisaje: la rodada final por la zona urbana de Boca del Río, Veracruz hasta encontrar el trayecto carretero hacia Antón Lizardo.

Se fueron desprendiendo a partir de las 11:30 diversos grupos que se abalanzaron sobre el bulevar costero; a su izquierda, el Golfo de México les ofreció un cielo claro, sin perturbaciones; el eterno soplo del viento se vio rasgado en perpendicular por el zumbido de las máquinas que literalmente fueron surfeando por la zona hotelera de este municipio.

Tras seguir paralelos a la playa, una curva a la derecha los entreveró con los altos hoteles que acarician el cielo; allí rodearon el monumento a los Voladores de Papantla y entre plazas comerciales y rascacielos se precipitaron de nuevo en busca del litoral.

Una ligera subida les puso de fondo la curvatura del puerto de Veracruz mientras rugían la cacería de la última ruta. Más allá del río, de la boca del río, se desplazarían nuevamente sobre la carretera, más de 13 kilómetros hasta llegar a su destino final, en donde harían un recorrido por la Heroica Escuela Naval y terminarían con una comida de clausura en donde estaría el gobernador Javier Duarte de Ochoa.

Con esto habrían surcado tres de los múltiples paisajes que ofrece Veracruz: la terracería, la carretera y la zona urbana; pero no sólo eso, con esto también se cumpliría el cometido de surcar tres de las siete regiones turísticas del estado: la Huasteca, la Totonaca y la Villa Rica.

Esta muestra de la riqueza turística de Veracruz es apenas la punta del iceberg de un mercado de Turismo de Aventura y Naturaleza que va en ascenso, la experiencia ha sido inolvidable, por lo que pronto tendremos nuevas noticias de los incansables viajeros.

Boletín Oficial
Síguenos en Twitter @paracomentarse
En Facebook Paracomentarse
Escríbenos [email protected]