Consejos de Salud

Boca del Río,Ver.,a 05 de Noviembre de 2012.- El realizar una actividad física y llevar una buena alimentación adecuada es de suma importancia; tanto para que tengamos buena salud, como para el rendimiento a la hora de la competencia.

Es necesario incluir a la alimentación hidratos de carbono, grasas y proteínas, pero de manera adecuada para que exista un balance y tengamos un buen rendimiento; recordemos que no solo un buen rendimiento deportivo sino de igual manera al realizar nuestras actividades diarias.

El hidrato de carbono más conocido: la glucosa, es la principal fuente de energía del organismo, como quien dice es nuestro combustible y es almacenada en el hígado y en los músculos bajo la forma de glucógeno y el organismo la utiliza cuando lo requiere. Por lo que se deduce que la reserva de glucógeno es un factor clave en la intensidad del ejercicio que pueda llevarse a cabo.

Solo podrá realizarse un programa de actividad intensa, siempre y cuando las reservas sean las suficientes.

Los hidratos de carbono son los que forman los depósitos de glucógeno, que luego durante la competencia se convertirán en glucosa.

También es importante señalar que la grasa corporal (no la ingerida en la dieta), es la segunda fuente energética que utiliza el organismo durante el ejercicio, esta se comienza a utilizar como combustible aproximadamente después de 20 minutos de comenzar a ejercitarse. No es recomendable realizar una dieta rica en grasas saturadas (manteca de cerdo, piel de carnes y pollo, coco, mantequilla, chocolates, comida chatarra, etc.) para tener reservas, porque corremos el riesgo de adquirir enfermedades cardiovasculares u obesidad.

En cuanto a las proteínas no son una fuente importante de energía, sino que su trabajo es reparar los tejidos y formar músculo. El cuerpo las utiliza como combustible sólo cuando los carbohidratos y las grasas no son suficientes, lo cual no es saludable, ya que se pierde masa muscular y tejido magro y lo más peligroso es la acumulación de altos niveles de amoníaco, lo cual puede llegar a ser tóxico.

Llevar una dieta puramente híper proteica, es negativo para la competencia ya que genera deshidratación lo que afectará a la resistencia física y al rendimiento, además de que también afecta al sistema renal y al hígado debido a que el organismo excreta los excesos, no los almacena. Como consecuencia se produce un deterioro de los riñones y el metabolismo del calcio es anormal.

Algunas recomendaciones alimenticias al llevar acabo actividad física son:

El consumo de alimentos sólidos es conveniente hasta 4 horas antes de comenzar la actividad o competición deportiva.

Para evitar la deshidratación y los calambres en la musculatura, hay que beber agua en todo momento, durante y después de la actividad, con frío o calor. Siempre mantenerse hidratados.

Los alimentos poco digeribles deben consumirse antes del ejercicio, debido a que para realizar la digestión se requiere más energía y esto provocará fatiga y pesadez.

Bajo ninguna circunstancia tomar esteroides, aun aunque pretenda mejorar su estado físico o rendimiento. Su uso en los hombres genera atrofia testicular, osteoporosis, cáncer, impotencia e infertilidad y aumento del tamaño de las mamas. Por su parte en las mujeres desarrollarán atrofia de las mamas, exceso de vello por todo el cuerpo, cáncer de mama. Los esteroides en ambos sexos, además traerán problemas cardiovasculares y hepáticos.

Estas son solo algunas recomendaciones que se deben llevar a cabo. Es importante señalar que una dieta correcta debe de contener todos los nutrimentos esenciales de hidratos de carbono, grasas y proteínas; los cuales dependerán de las necesidades de cada individuo dependiendo su estatura, peso, edad, sexo y muy importante la actividad física que realice.
Boletín Oficial
Síguenos en Twitter @paracomentarse
En Facebook Paracomentarse
Escríbenos [email protected]