Los Ravens Vencen a Titanes

Finalmente, la tercera fue la vencida para Lamar Jackson.

El quarterback de los Baltimore Ravens finalmente conoció la victoria en su tercer enfrentamiento contra los Tennessee Titans, luego de caer en los playoffs del 2019 y en la temporada regular.

Sin embargo, los Ravens –incluyendo Jackson– estuvieron lejos de tener una actuación perfecta a pesar de su gran esfuerzo defensivo para detener a Derrick Henry. En la primera mitad, Jackson lanzó una intercepción que Tennessee capitalizó con un gol de campo y más tarde el confiable Justin Tucker falló un gol de campo de 52 yardas que habría alejado a Baltimore antes de acabar el segundo cuarto.

Al final, Baltimore negó el intento de remontada de Tennessee y se dirige a la Ronda Divisional en su lucha por ganar el tercer Super Bowl en la historia de la franquicia.

Estas son las lecciones que aprendimos del triunfo de los Ravens:

Momento clave: Cerca de finalizar la primera mitad, abajo 10-3, Lamar Jackson se escapó 48 yardas por tierra en una jugada de tercera y 9 para empatar el marcador, lo que terminó por cambiar el rumbo del partido a favor de los Ravens, que más tarde tomaron la ventaja y no volvieron a estar abajo en el marcador.

Figura clave: La defensiva de Baltimore. Los Ravens hicieron realmente un esfuerzo de equipo para frenar el ataque terrestre de los Titans, limitando a Derrick Henry a 40 yardas en 18 acarreos, 2.2 yardas por intento. En total, Tennessee tuvo 51 yardas terrrestres y el juego recayó el brazo del quarterback Ryan Tannehill, quien terminó lanzando una intercepción en los minutos finales para sellar el triunfo de Baltimore.

La estadística clave: 236 yardas terrestres. Baltimore ganó la batalla por tierra y esa fue la diferencia. Los Ravens tuvieron 35 yardas para 236 yardas y dos touchdowns y Tennessee se quedó con 22 acarreos para 51 yardas (2.3 yardas por acarreo) sin anotaciones. Lamar Jackson no fue tan efectivo en sus pases, completando 17 de 24 para 179 yardas y una intercepción, pero por tierra la historia fue muy distinta, corriendo para 136 y un touchdown en 16 acarreos. En ausencia de Mark Ingram II, J.K. Dobbins dio un paso al frente en el backfield de Baltimore.

Lo que sigue: Los Ravens esperarán el resultado del partido nocturno para conocer a su próximo rival, si ganan los Cleveland Browns visitarán a los Buffalo Bills, si ganan los Pittsburgh Steelers entonces enfrentarán a los campeones defensores Kansas City Chiefs.

Tennessee se dirige a una temporada baja con pocas interrogantes, su ofensiva parece sólida y ahora su mayor necesidad es apuntalar la defensiva contra la carrera que quedó expuesta en la derrota ante Baltimore.
Con Información de ESPN Digital
Síguenos en Twitter @paracomentarse y @yadimota
En Facebook e Instagram en ParaComentarse y Yadira Mota Lopez
Escríbenos [email protected]