Los Angeles Derrotan a Tampa Bay

Los Buccaneers de Tom Brady tienen cuatro derrotas en 2020, tres en la noche. Previo al partido se hacían bromas de que Tom Brady, a sus 43 años y su horario de 8:30 para ir a la cama le afectaban su rendimiento, pero una es casualidad, dos es coincidencia y tres es tendencia luego de que los Rams de Los Angeles ganaran 27-24 en Tampa Bay, venciendo por primera vez en 19 años al mariscal que les ganó en dos ocasiones en el Super Bowl, pero que ahora falló a la hora de la verdad.

Jared Goff hizo una aceptable imitación de Brady, pero no de esta versión de 43 años, sino de los mejores momentos con los Patriots. Con un tackle izquierdo suplente por la lesión de Andrew Whitworth y ante el muro de los Bucs contra la carrera, los Rams pusieron a su marsical a lanzar, lanzar y lanzar. Terminó con 39 completos de 51 intentos, 376 yardas, tres pases de anotación, aunque no todo fue perfecto, con dos entregas costosas, pero quizás menos que las de TB12 en un duelo de por sí histórico, por ser el primero en la historia con una planilla completa de oficiales afroamericanos, que tuvieron alguna decisión polémica a favor de Brady, pero no afectó el resultado final.

Contrario a los dos Super Bowls que Brady le ganó a los Rams, ahora fue perdiendo buena parte del partido. Despejaron tras tres jugadas para abrir el partido y los Rams, con un plan de juego paciente, de ‘la muerte a mil cortes’ en puros pases cortos, anotaron en pase de Goff con Robert Woods, pero el jugador clave fue Cooper Kupp, que solo en esa serie atrapó 5 pases para 62 yardas.

Respondió Brady de inmediato, teniendo interferencias de pase a su favor en sus dos siguientes series. ‘Ganancias’ de 25 y 20 yardas, las jugadas más productivas de Tampa en la noche (el pase más largo de Brady ganó 18 yardas, ningún acarreo superó las 6) que les permitieron tomar ventaja de 14-7 en pase de Brady con Evans en la que el receptor arrastró a dos defensivos hasta las diagonales, seguido de un acarreo de Leonard Fournette.

Pero los Rams se irían al descanso con la ventaja. Goff y Kupp se conectaron tres veces más para 38 yardas y ahora anotó el novato Van Jefferson, su primer touchdown como profesional. Y luego de que Brady y su ofensiva se estancó en territorio rival y despejaron, los Rams llegaron a zona de gol de campo gracias a un pase pantalla de Robert Woods, quien cayó en la yarda 20 y lograron azotar el balón con 1 segundopara que el exBuccaneer Matt Gay pusiera el 17-14.

Los Angeles nunca ha perdido un partido en la Era Sean McVay con ventaja al descanso, pero parecía que Jared Goff se empeñaba en que el lunes fuera el primero. Los Rams tenían la bola para iniciar la segunda mitad y el QB lanzó un horrible pase pantalla que Jason Pierre-Paul interceptó.

Pero la defensa de los Rams, que es una de las mejores de la liga (llegaba como la primera en promedio de yardas, segunda en promedio de puntos), lo es todavía más tras el descanso. Limitó a Tampa a tres puntos, rompiendo su racha de seis partidos sin permitir puntos en el tercer cuarto, pero no permitieron touchdown. Y Goff se repuso llevando a su equipo a zona de gol de campo, aunque Gay falló la patada.

No fue problema, porque Brady lanzó la primera de dos intercepciones en pases largos que se van completamente fuera de foco. Salvo el año casi perfecto con Randy Moss, nunca fue su juego, y con un brazo de 43 años ha estado todavía peor: 0 de 6, dos intercepciones en pases de más de 20 yardas en el aire, según Next Gen Stats.

La entrega le costó siete puntos a Tampa, ya que Cam Akers atrapó el tercer pase de anotación de su carrera para el 24-17. Las defensas impusieron condiciones y hubo seis despejes seguidos, incluyendo una jugada que los oficiales pitaron rápido en lo que parecía un balón suelto de Brady dentro de su zona de anotación y que los Rams devolvieron a las diagonales. Silbatazo rápido y rescate, seguido de una serie en que los Bucs naufragaron en 4&1 cuando Chris Godwin se tropezó con Mike Evans en la línea de golpeo y no pudo estar donde Brady lanzó la pelota.

Los Rams tenían opción de matar el partido, pero Goff forzó la situación y fue interceptado de nuevo. No puedes darle más vida a Brady y les hizo pagar con pase de anotación con Godwin con 3:53 por jugar.

Así que los Rams estaban como los Pats en el Super Bowl LIII: con la bola para ganarlo. Rápidamente llegaron a zona de gol de campo, pero pecaron de conservadores y se conformaron con un gol de campo con 2:40 por jugar. Parecía mucho tiempo para TB12, pero Brady falló en el último minuto, siendo interceptado por Jordan Fuller para darle a los Rams su séptima victoria del año y primera en seis partidos ante Brady, que solo había perdido una vez contra el equipo, en 2001 en temporada regular, pero cobraría venganza meses después para ganar su primer anillo.

Pero de eso tiene 18 años y ya las últimas temporadas, Brady ha dado señas de retroceso propio de la edad. Ningún QB de 43 años había iniciado tantos partidos en la NFL y ahora sus Bucs, que hace par de semanas pintaban como uno de los mejores de la liga, están con marca de 7-4, en puestos de comodines, pero dos partidos ‘y medio’ por detrás de los Saints en la NFC Sur. Noches de 26 de 48 para 216 yardas, con dos entregas, no serán suficiente para ser el primer equipo que gane el campeonato en su propio estadio.
Con Información de Marca Claro
Síguenos en Twitter @paracomentarse y @yadimota
En Facebook e Instagram en ParaComentarse y Yadira Mota Lopez
Escríbenos [email protected]