Chivas Vuelve a la Fiesta Grande

Guadalajara 1-0 Necaxa
Sede Estadio Akron
Árbitro César Arturo Ramos Palazuelos

Guadalajara está de regreso en la Liguilla. Tres años tuvieron que pasar para que el Rebaño fuera uno de los finalistas y de la mano de Jesús Angulo, se volvieron a meter a la fiesta grande para contender por el título de Liga.

Ni las bajas de Alexis Vega y José Juan Macías impidieron que Chivas impusiera condiciones sobre un timorato Necaxa. Los rojiblancos fueron superiores en todo momento y con justicia se llevaron el triunfo por la mínima diferencia gracias al gol en solitario del Canelo.

Ahora, los tapatíos esperan rival. Lo único seguro es que a media semana tendrán que visitar la capital, ya sea en el estadio Azteca o en Ciudad Universitaria, pero será en la Ciudad de México donde la verdadera prueba de fuego iniciará para los tapatíos.

El momento de romper la sequía de tres años sin Liguilla había llegado para Guadalajara. Los rojiblancos saltaron a la cancha de su estadio para medirse a Necaxa en busca de un boleto a los cuartos de final en un duelo a matar o morir, con unas Chivas mermadas por las ausencias de José Juan Macías y Alexis Vega, pero con la obligación de hacer valer la percha de equipo grande, además de la condición de local.

Como era de esperarse, los Rayos optaron por plantarse bien en su campo e invitaron a que el Rebaño asumiera el rol protagonista del cotejo.

Los tapatíos se mostraron insistentes. Uriel Antuna por una banda y Jesús Angulo por la otra iban al frente con peligro, pero erraban en el último pase, por lo que no lograron generar peligro del todo sobre el arco de Malagón.

Del otro lado, los hidrocálidos no generaban sensaciones de amenaza para Guadalajara. Las intervenciones de Raúl Gudiño eran prácticamente nulas, todo el juego estaba cargado en territorio necaxista, pero faltaba el tanto que marcara la diferencia.

Desde la zaga del chiverío, Gilberto Sepúlveda se sumó al ataque para estremecer la portería de su rival. El Tiba se fue al frente al no tener marca que cuidar, se asoció en los linderos del área con Brizuela, quien lo habilitó de gran forma. Como si fuera delantero, el joven chiva se acomodó la bola y definió de tres dedos ante la salida del arquero Malagón, aunque para su mala fortuna, la bola fue a dar a la base del poste izquierdo. ¡Cerca las Chivas!

Parecía que, al momento del toque, Sepúlveda estaba adelantado, más el abanderado no señaló nada y la jugada corrió.

Pese al dominio manifestado, Chivas no lograba reflejar la superioridad en el marcador, por lo que se cumplieron los primeros 45 minutos sin movimientos en el electrónico y para el complemento vendría la presión para los de casa de convertir para evitar la tanda de penaltis o abrirle la posibilidad de sorprender a Necaxa. El complemento sería a todo o nada.

Al inicio de la segunda mitad la tónica del juego no cambió en nada. Unas Chivas propositivas y un Necaxa que parecía no interesarse en lo más mínimo por atacar.

La insistencia y presión de Guadalajara finalmente rindió frutos y el cero se rompió cuando tras una serie de toques, Ángel Zaldívar tocó en corto para Jesús Angulo dentro del área. El Canelo eludió la marca de Unai Bilbao y cuando Malagón trató de cerrarle el espacio, definió suave, pegado al poste. ¡Gol de Chivas!

Con la urgencia por encontrar el gol de la igualada, Necaxa adelantó líneas y finalmente buscó jugar. En ese cambio de propuesta, se quedaron cerca del empate cuando la zaga rojiblanca midió mal una bola por elevación, lo cual fue aprovechado por Passerini para ganar la pelota y rematar a puerta, aunque se encontró con un gran achique de Gudiño, quien con la cara salvó a su equipo.

A sabiendas de que la ventaja estaba en su poder y el cronómetro era su aliado, Chivas concedió un tanto la iniciativa a los Rayos con la conciencia de que los espacios tenían que presentarse tarde o temprano y en ataque tenían hombres veloces como Antuna, Angulo y Brizuela para liquidar en cualquier descuido de su oponente.

Mientras los minutos avanzaban, José Guadalupe Cruz notaba que su equipo no reaccionaba y mandó revulsivos desde la banca para tratar de rescatar la igualada que les diera vida en el jugo, pero pese a los movimientos no había aviso alguno de igualada necaxista.

Por su parte, para la recta final, Vucetich nutrió su aparato defensivo para aguantar el tiempo restante.

En el último suspiro, el drama apareció cuando Malagón se sumó al ataque y con un cabezazo en el área chica, se quedó a centímetros de convertir.

Al final, Necaxa se murió de nada. Los Rayos no fueron capaces de siquiera preocupar un poco a Raúl Gudiño y su línea de defensas, por lo que sellaron su eliminación.

Del otro lado, la sequía de Liguilla se terminó para Guadalajara. Las Chivas se sobrepusieron a las ausencias de sus delanteros estelares y ahora, se declaran listos para una nueva Liguilla en la que, de entrada, tendrán un platillo imperdible en los cuartos de final, toda vez que Pumas, América o hasta Cruz Azul pueden ser sus rivales.
Con Información de ESTO
Síguenos en Twitter @paracomentarse y @yadimota
En Facebook e Instagram en ParaComentarse y Yadira Mota Lopez
Escríbenos [email protected]