Atlético – Barza, Duelo Clave para los Culés

El Atlético de Madrid es, sin ningún atisbo de duda, uno de los equipos más competitivos del mundo. Su entrenador, Diego Simeone, ha esculpido a lo largo de sus diez temporadas al frente del timón colchonero, a golpe de martillo y cincel, un conjunto fiel a su estilo, rocoso, aguerrido, disciplinado tácticamente y al que a los rivales les cuesta la misma vida hacerle un gol. Y obviamente, no exento de calidad y talento gracias a una pléyade de futbolistas de primer nivel.Un conjunto, una plantilla, confeccionada para luchar por todos los títulos en liza y medirse de tú a tú con los grandes del fútbol mundial.

Bajo presión

Ese será el Atlético que esta noche recibirá al Barça de Ronald Koeman en el Wanda Metropolitano a partir de las 21.00 horas. Un compromiso que nunca ha sido fácil y que esta vez lo será mucho menos por cómo llegan unos y otros. El Atlético de Madrid es el único equipo de la Liga que todavía no ha perdido un partido. Y en los siete que ha disputado (dos menos que el resto, al igual que el Barça) solamente ha encajado dos goles. Algo habitual en Simeone, que empieza a atacar defendiendo y que basa su fútbol en un sistema defensivo férreo como inicio de cualquier aspiración.

La realidad, la única verdad, es que aún estando tan solo en el ecuador de la primera vuelta, el partido ya es de vida o muerte para el Barça. Sí, porque de los veintiún puntos disputados ya se ha dejado por el camino la friolera de diez, protagonizando el peor inicio de Liga de las últimas veinte temporadas. Por lo tanto, el Barça tiene prohibido perder. Incluso un empate sería un pésimo resultado. Una derrota, por cierto, le dejaría al cuadro de Koeman a nueve puntos del Atlético, una distancia dolorosa.

La estadística

No se sabe qué Barça veremos esta noche en el Wanda, si el equipo serio y con personalidad que tanto gustó ante la Juventus en Champions League o al Barça endeble que empató en el feudo del Alavés. Lo deseable sería que se pareciera al que goleó al Betis en el Camp Nou, pero mucho me temo que el Atlético no va a conceder tantas oportunidad ni a dejar tantos espacios.

Si la estadística sirve para algo, valga decir que el Atlético de Simeone nunca ha derrotado al Barça en Liga. Sí en la Champions, eliminándolo dos veces en cuartos de final. Aunque parezca mentira, en los diecisiete duelos ligueros como técnico rojiblanco, el argentino siempre ha salido con el rabo entre las piernas… a excepción de aquel empate en el Camp Nou que le fue suficiente para proclamarse campeón de Liga con Martino sentado en el banquillo azulgrana.

Sin morbo

En resumen, se vislumbra esta noche uno de esos partidos donde todos y cada uno de los participantes saben lo que se juegan. Un duelo de titanes, de dos modos diferentes de ver y entender el fútbol y que exigirá que den lo mejor de ellos mismos. Un compromiso donde los que lo hacen bien se gradúan y los que fallan quedan retratados.

Para el Barça es una batalla que obligatoriamente tiene que ganar porque de lo contrario se quedaría muy descolgado en la Liga, una situación que no se recuerda en los últimos diecisiete años, desde los tiempos de Gaspart en la presidencia. Además, no sería nada bueno para el proyecto que está construyendo Koeman. Generaría ruido en el entorno y no le daría la estabilidad necesaria para constuir un equipo creíble.

Este Atlético-Barça, por cierto, se jugará sin el morbo de ver a Luis Suárez vestido de rojiblanco midiéndose por primera vez a su ex equipo. Y tampoco Antoine Griezmann tendrá que sufrir las iras de la que fue su afición porque el duelo se disputa sin público. Al partido le faltará la pasión en la grada, pero no en el campo.
Con Información de SPORT
Síguenos en Twitter @paracomentarse y @yadimota
En Facebook e Instagram en ParaComentarse y Yadira Mota Lopez
Escríbenos [email protected]