El CNAR Mi Segunda Casa: Marina Malpica

* Panamericanos de Lima y Tokio 2020, el objetivo.

Ciudad de México.- Al paso de los años, el trabajo, dedicación, disciplina y su participación en justas internacionales le han dejado experiencia y crecimiento para ser considerada actualmente como una de las mejores gimnastas de México y representando al Estado de Veracruz. Nos referimos a Marina Malpica Ramírez.

Con casi 14 años de experiencia dentro de la Gimnasia Rítmica, su destacada participación en los Juegos Centroamericanos y del Caribe de Barranquilla, es el reflejo del trabajo y dedicación por esta disciplina.

“Me deja más que nada aprendizaje y mucha experiencia, estar en una competencia a ese nivel y traer resultados buenos me hace sentir muy orgullosa y satisfecha de todos los años que he trabajado en esto”.

Explicó la gran emoción que da representar a su estado y su país, pues el subir al pódium y recibir la medalla de oro, es algo “indescriptible” que solo como deportista tras una gran preparación “lo puedes sentir”.

En su sonrisa y en cada palabra se denota esa impresión de haber dado lo mejor en cada una de sus competencias en Colombia, donde llevó a cuestas los sueños y ansias de triunfo por su México y por Veracruz.

Al triunfar, colgarse metales, ver la Bandera de México en lo alto y escuchar las notas del Himno Nacional le deja un grato sentimiento en su corazón.

“La verdad es una sensación que no se puede expresar porque es algo que sientes, mucha emoción. Escuchar (el himno nacional) me conmovió demasiado pues sabes que era por mí”, agregó la deportista luego de finalizar la jornada de entrenamiento en el CNAR.

Su calidad como gimnasta provocó que Marina dejara su hogar para emigrar de Veracruz a la Ciudad de México a los 13 años de edad. A casi 6 años de entrenar y trabajar en el CNAR, y con pocas oportunidades de retornar a su ‘lindo Veracruz’, Malpica Ramírez asume esa nostalgia de extrañar su hogar, su familia.

“Si extraño, pero ya me acostumbre a estar aquí, el CNAR es como mi segunda casa; añoro mi familia pero tengo que entrenar por lo que yo quiero”, explicó Mariana y acotó que son seis días de entrenamiento en la capital mexicana por lo que no le permiten viajar constantemente al puerto.

Sobre esa sinergia y acoplamiento que lleva con su entrenadora la tamaulipeca, Carolina Rangel Cruz, la veracruzana enfatizó que ha sido una buena comunión para llegar alcanzar los objetivos toda vez que las jornadas de entrenamiento son extenuantes ya que llegan permanecer en el pabellón entre tres horas y media y cuatro, además de sus estudios, los seis días de la semana.

Dio nota de sentirse muy agradecida con su mentora con la que trabaja diariamente “porque sin su apoyo no estaría aquí”.

Por ahora, la veracruzana continuará entrenando en el CNAR pues en puerta se viene la Copa del Mundo en Kazán, Rusia, y posteriormente asistir al Mundial de la especialidad en Bulgaria para luego enfocarse en el pre Panamericano, primer filtro para Lima 2019.

“Estamos trabajando mucho para los Panamericanos de Lima y lograr el objetivo, creo que se está notando con los resultados en Centroamericanos que fue apenas una puerta que me abrió el paso, sigue el Mundial, El Para Panamericano y por supuesto finalizar con Tokio 2020; creo que lo puedo lograr”, concluyó.
Síguenos en Twitter @paracomentarse y @yadimota
En Facebook, Periscope e Instagram en ParaComentarse y YadiraMota
Escríbenos mailto:contacto@paracomentarse.mx